Archivos Mensuales: febrero 2013

Ahí no, lascivo moro… (Otelo)

Afiche Otelo de Verdi

Conocí a Otelo en un viaje que hice a Chipre en busca de agua pura. Ok, no. Vamos de nuevo. Conocí “Otelo” como todo el mundo, en el colegio, pero más a fondo cuando leí las obras completas de Shakespeare. Esas las leí cuando estudiaba actuación en la escuela de arte dramático. Entré a la escuela de arte dramático, luego de muchas vueltas, porque en el colegio habíamos hecho un montaje de “La Traviata” y eso encendió algunas luces. “La Traviata” es, como todos saben, una ópera de Verdi. Verdi compuso “Otelo”. Ahora entiendo todo: la ópera me gusta desde que viajé a Chipre en busca de agua pura. Ok, no; algo no cierra. En fin, sigamos.

“Otelo” fue una de las últimas óperas compuestas por Verdi luego de algunos años de retiro y se estrenó a fines del siglo XIX siendo a la fecha la octava obra más representada de este compositor, quien a su vez es el compositor más representado. Para más información, ya saben, pueden consultar Wikipedia y si quieren estadísticas precisas de representaciones, óperas y compositores vayan a Operabase.

La ópera se basa fielmente –hasta donde se puede- en la obra de Shakespeare, en la que todo se mueve por el amor, los celos y la sed de venganza. Claro, la sed; por eso me fui a Chipre en busca de… Mejor vamos con un corto resumen del argumento porque este sí que lo conocen todos, ¿verdad?

Otelo es un oficial moro quien ejerce como gobernador de Chipre bajo las órdenes del dux de Venecia. Está casado con Desdémona quien lo ama verdaderamente. De Desdémona, a su vez, está enamorado Roderigo, un caballero veneciano que frecuenta la casa. De esto se va a aprovechar Yago, el alférez de Otelo, para vengarse de su jefe, porque considera injusto que haya nombrado a Cassio y no a él como capitán de la armada.
Ok. Ya están presentados los personajes principales y sus relaciones. Ahora desarrollemos un poco.

En una taberna, celebrando la victoria sobre los turcos, Yago propone un brindis por Otelo y Desdémona, Cassio inicialmente no bebe pero luego y ante la insistencia de Yago termina por emborracharse. Cuando lo vienen a buscar para que comience su guardia está tan ebrio que no puede tenerse en pie y Yago comenta malamente que es así todas las noches. Roderigo se burla del estado de Cassio, este lo amenaza con la espada, Montano, el exgobernador de Chipre, trata de detenerlo y termina herido. Cuando Otelo pide explicaciones de lo sucedido Cassio no atina a defenderse y Yago (el buenazo de Yago) se hace el desentendido. Ante esto y viendo a Montano herido Otelo degrada a Cassio, quien ya no será más capitán. Todos se retiran menos Otelo y Desdémona quienes se besan y vuelven al castillo.

Yago, el mejor amigo del mundo, le dice a Cassio que hable con Desdémona y le pida que interceda ante Otelo para regresarle la capitanía. Cassio conversa con Desdémona y esto es visto desde lejos por Otelo, entoces Yago le hace creer que ellos están teniendo un romance. Otelo no quiere aceptarlo y le pide pruebas de la traición de su esposa.
Desdémona trata de hablar sobre Cassio a Otelo pero este le dice que en otro momento, que le duele la cabeza (ah… mira… la vieja excusa…) ella le pone un pañuelo en la cabeza, uno que él le había regalado, pero Otelo lo rechaza y lo arroja al suelo. La criada de Desdémona, Emilia,  recoge el pañuelo, Yago se lo pide, Emilia lo manda a pasear y éste se lo quita a la fuerza. Todo un caballero… Otelo está cada vez más convencido de la infidelidad de su esposa y Yago le dice que una vez escuchó a Cassio mencionarla en sueños y que además  lo vio llevar un pañuelo de ella, un pañuelo que describe precisamente como el que Otelo acaba de arrojar al suelo. Otelo, quien cada vez más “abriga la sospecha de que el lascivo moro se ha insinuado en su lecho” jura vengarse.

Luego Desdémona se acerca a Otelo para insistir con la petición y él le dice que le sigue doliendo la cabeza y que le ponga el pañuelo. Ella le pone uno diferente y él le exige que sea el otro, el regalo. Ella le dice que lo ha perdido, insiste con el pedido, Otelo insiste con el pañuelo y claro… termina diciéndole que duda de su fidelidad. (¿por un pañuelo? ¿en serio?)
Por si fuera poco Yago conversa con Cassio –mientras Otelo se oculta para escuchar- y le pregunta por otra mujer, Cassio cuenta orgulloso sus aventuras románticas y Otelo que no escucha otra cosa que la que sus celos le dictan cree que habla de Desdémona. Como estocada final durante la conversación Yago muestra el pañuelo de Desdémona para que Otelo lo vea y “confirme” sus sospechas. A este punto Otelo ha decidido estrangular a Desdémona en la cama.
Llega el embajador de Venecia y es recibido por todos pero observa la ausencia de Cassio y se le explica que ha sido removido del cargo. Desdémona, que allí estaba, dice que tal vez pronto Cassio vuelva a ser el capitán y que ella tiene gran afecto por él. Otelo ya no puede más de celos, la golpea y la llama demonio. Luego lee una carta en la que el Dux le informa que debe regresar a Venecia y que Cassio será el nuevo gobernador y claro, más leña al fuego. Yago convence a Otelo que esa es la noche para ejecutar la venganza y también a Roderigo, diciéndole que si quiere evitar que Desdémona se marche debe matar a Cassio.

Desdémona duerme en su habitación y vemos a Otelo entrar con una espada. Besa a su esposa y con eso la despierta. Le pregunta si ha rezado y le dice que debe matarla porque le ha sido infiel con Cassio. Ella le dice que tenga piedad y que mande llamar a Cassio para aclararlo todo. Otelo le dice que ya es tarde, que Cassio está muerto y la estrangula. Llega Emilia diciendo que Cassio ha matado a Roderigo, Desdémona dice que ha sido acusada injustamente y muere. Emilia llama asesino a Otelo quien se defiende diciendo que Yago le había entregado pruebas. Llegan Yago, el embajador de Venecia y Cassio (todo el mundo entra a todos lados en las óperas, ¿se fijaron?) finalmente todos van aclarando cómo sucedieron las cosas y desmantelando las mentiras ensambladas por Yago quien en otro acto de caballerosidad se escapa corriendo espada en mano.
A este punto Otelo termina de darse cuenta del error cometido y con una daga se apuñala, se arrastra hasta donde yace Desdémona y la besa, (¿ahora la besas? ¿ahora?). Finalmente muere.

Bueno, eso. La historia es la de Shakespeare. Ahora la música, que de esto se trata el blog.

“Gia nella notte densa” dúo de Otello y Desdémona del final del primer acto.  Plácido Domingo y Kiri Te Kanawa en esta versión.

 ———

El mismo dúo por Franco Corelli & Teresa Żylis-Gara.

 ———

Aria de Yago del segundo acto “Credo in un dio crudel”. Canta Bryn Terfel (barítono).

 ———

También del segundo acto “Dove guardi splendono raggi” .

 ———

Otelo se lamenta de su destino en “Dio! mi potevi scagliar tutti i mali” del tercer acto. Canta Lauri Volpi.

 ———

Renata Tebaldi canta “A terra si!, nel livido fango, del final del tercer acto.

 ———

“Ave Maria” cantada por Renee Fleming. Cuarto acto.

 ———

La misma pieza por María Callas.

 ———

Cuando Otelo se dirige a matar a Desdémona, hacia el final del cuarto acto: “Diceste Questa Sera Le Vostre Preci?”.  Domingo y Te Kanawa otra vez.

 ———

“Niun mi tema” final de la ópera, Otelo se quita la vida. Canta Mario del Monaco.

 ———

Misma pieza por Plácido Domingo en el ‘96

———

Creo que con esto tenemos bastante, pero si se les ocurre alguna pieza que falte no tienen más que pedirla y la sumamos.

Como siempre si quieren leer más comiencen acá y si quieren comentar, aportar o pedir escriban aquí mismo o búsquenme como @Malfitan0 en Twitter.

Si  ven a Yago, que todavía debe estar corriendo, lo golpean en mi nombre. Yo voy a estar vigilando aquí, parado en la esquina escuchando ópera.

Anuncios