Archivos Mensuales: agosto 2012

Cuando es de oro todo es más fácil (La flauta mágica)

Se terminaron las vacaciones, para ustedes y para mí. Después de unas semanas de descanso y sin darles lugar a reclamo porque los dejé con un magnífico artículo de @margheritacaro1 sobre “Cavalleria…” regreso para contarles algo sobre “La flauta mágica”, así que mientras me tomo un rico capuchino a sorbitos pequeños para calentarme vamos allá.

Como todos sabrán, y si no saben bienvenidos, “La flauta…” es una ópera en dos actos de Mozart, que de hecho fue la última ópera estrenada por el propio compositor ya que este murió dos meses después. Es una ópera alemana –obvio– pero eso significa que intercala partes habladas –ya no tan obvio ¿verdad?–. Hay una historia sobre la simbología masónica de esta pieza (el empresario y el propio Mozart pertenecían a la logia), pero no me voy a detener en eso; hay mucho material al respecto por todos lados, así que ahora les presento el argumento.

El príncipe Tamino, escapando de una monstruosa serpiente, llega hasta un lugar conocido como “las tierras rocosas”. Como ha perdido su arma pide auxilio hasta caer desmayado. Aparecen tres damas que matan al monstruo y se enamoran de Tamino, pero viéndolo desmayado se alejan prometiendo regresar por él (como haría cualquier animal de presa que se respete). Cuando el príncipe se despierta junto a la serpiente muerta, ve llegar a Papageno, un ser mitad ave mitad humano que trabaja para “La Reina de la Noche” (en mayúsculas por ser nombre propio y LRDLN de ahora en más; ojo con este personaje) entregándole –les decía-  pájaros a cambio de comida. Tamino cree que Papageno ha sido quien mató al monstruo y el medio pájaro no hace nada por rectificar el error; entonces las tres damas retornan y en castigo le cierran el pico con un candado de oro. (Yo no sé si esto es masónico, pero se me ocurre cada cosa…) Luego le entregan a Tamino el retrato de una bella joven, ofreciéndole recompensarlo cuantiosamente si, digamos, cede a la tentación y entonces se retiran. ¿Recuerdan que esto es una ópera? Ok. Entonces ¿qué va a suceder ahora? Correcto: Tamino se enamora del retrato de la joven desconocida y eso lo evidencia cantando. Regresan las tres damas y le cuentan que la joven del retrato es la hija de LRDLN, que se llama Pamina, que está secuestrada por un demonio llamado Sarastro y que al oír su varonil canto (ópera ¿recuerdan?) la reina decidió que fuera él quien la rescatara. Tamino, que ya no puede más de amor, dice que él va donde haga falta y que le suelten los demonios de dos en dos. En eso cae la noche, suenan truenos y aparece LRDLN sentada en un trono de estrellas dejando todo lo demás a oscuras (una de las imágenes más conocidas de la ópera); le canta a Tamino el contrato (o sea: tú la liberas y yo a cambio te la entrego) y se retira, permitiendo que la luz regrese. Es LRDLN, no se olviden.
Tamino se encuentra otra vez con Papageno quien sigue con el candado de oro, pero las tres damas le retiran el castigo con la condición de que nunca más mienta y le entregan unas campanillas mágicas de plata para que no tenga miedo de acompañar a Tamino en su misión; a este a su vez le entregaron una flauta mágica de oro, capaz de cambiar el estado de ánimo de quien la escuche y enamorar a los solteros. Otra vez digo: masónica no sé, pero freudiana anticipada es seguro. Ah… por si faltaba algo: para encontrar el castillo de Sarastro deben hallar y seguir a tres muchachos bellos, jóvenes y sabios… Mhmmm…
Mientras tanto en el castillo de Sarastro vemos al moro Monostatos entrar con Pamina prisionera, la ata y la desea con lascivia, pero en ese momento ingresa Papageno y tanto él como el moro se espantan de la apariencia del otro y escapan, pero luego Papageno regresa para decirle a la princesa que hay un noble joven enamorado de ella que la va a salvar por encargo de su madre.
A todo esto los tres muchachos sabios y bellos han conducido a Tamino al templo de Sarastro, y de las tres puertas de ingreso –naturaleza, razón y sabiduría- Tamino elige esta última para entrar; encuentra a un orador que lo confunde y entonces comienza a tocar su flauta (“a hacer sonar su flauta mágica de oro” era mi redacción original, pero es igual de perversa…) para encontrar a Pamina. Ella y Papageno escuchan la flauta y tratan de hallar a Tamino, pero Monostatos y los esclavos tratan  de atraparlos con cadenas. Entonces Papageno hace sonar sus campanillas de plata (bueno…) y pone a bailar y cantar a sus captores.
Entra Sarastro en un coche tirado por seis leones (número que seguro algo querrá decir) y le dice a Pamina que debe dejar a su madre si quiere ser feliz (en cambio de coche debió entrar con un diván de psicoanalista) y que para ayudarla con eso es que la tiene secuestrada. Cuando entra Tamino reconoce a Pamina (recordemos que él estaba enamorado de su retrato) y ambos jóvenes se abrazan, desencadenando la furia de Monostatos quien reclama por parte de Sarastro un castigo ejemplar. Sarastro acepta e impone un castigo de setentaisiete azotes a Monostatos por metete, y hace que lleven a Papageno y Tamino a que sean iniciados.

Y esto fue solo el primer acto. Necesito más café para el segundo…

El inicio del segundo acto sorprende a Sarastro sopesando la posibilidad, junto a sus sacerdotes, de iniciar a Tamino y Papageno en sus prácticas, y deciden que deberán para ello superar una serie de pruebas. Tres sacerdotes traen a nuestros dos protagonistas y mientras el príncipe está dispuesto a someterse a las pruebas por amor y amistad, Papageno necesita algo más concreto para aceptar; le ofrecen a una hermosa joven llamada Papagena, pero promete –porque así son las pruebas- no hablar con ella si la ve. No hablar con ninguna mujer, ni él ni el príncipe -porque así son las pruebas-. Los sacerdotes se retiran y regresan las tres damas, quienes intentan convencer al  príncipe y a su pájaro amigo de irse de allí. Tamino no acepta, Papageno se desmaya, los sacerdotes regresan y expulsan a las damas.
Mientras tanto Pamina duerme en un jardín bajo la luz de la luna y Monostatos se lamenta de no poder concretar su amor por ella. Cuando trata de acercarse surge de la tierra LRDLN, el moro se esconde, Pamina se despierta y su madre la increpa porque Tamino se ha puesto del lado de Sarastro. (esta es LA PIEZA de la ópera.) Obliga a Pamina a matar a Sarastro con un cuchillo que le entrega, caso contrario la abandonará para siempre y entonces se retira enfurecida. Monostatos, quien escondido escuchó todo, decide vengar a Sarastro, le pide a la princesa que se case con él y ella se niega; luego llega Sarastro y consuela a la joven. Este castillo es muy raro…
En tanto, en la sala de las pruebas, vemos a Tamino y Papageno tratando de superar la prueba del silencio. Papageno no para de hablar y de cantar mientras el príncipe sigue tocando su flauta. Llega Pamina emocionada al ver a Tamino pero este no le hace caso por la prueba impuesta (es lo que tiene tocar tanto la flauta) y ella, herida, canta. Ópera, ¿vieron?
Los llevan ante Sarastro quien iniciará el ritual, ella sigue tratando de hablar con Tamino y este sigue en silencio y los separan con la promesa de que se volverán a encontrar. Mientras tanto Papageno, quien no ha superado las pruebas y no puede salir de la sala donde se encuentra, se lamenta y se resigna a obtener un vaso de vino y una muchacha, pero resulta que la muchacha es una anciana. Papageno, que para estas cosas es muy práctico, acepta a la anciana que inmediatamente se transforma en la bella Papagena pero un sacerdote se acerca y le dice que todavía no es digno de ella. Entonces Papageno se hunde en la tierra. Literalmente.
Pamina ante el supuesto rechazo de Tamino decide suicidarse, pero los tres bellos y sabios muchachos la persuaden de no hacerlo y le piden que tenga paciencia. Entonces, como Pamina no teme a la muerte, los sacerdotes deciden que puede ser iniciada junto a Tamino. Tomados de la mano, mientras el príncipe toca la flauta mágica, atraviesan primero una montaña de fuego y luego otra de agua. Al lograr pasar las pruebas con éxito se encuentran frente a la entrada de un templo iluminado, dentro del cual se escuchan gritos de júbilo en honor a la pareja.
Mientras esto sucede, Papageno, desolado por no poder reunirse con su Papagena, decide colgarse de un árbol. Cuando está por hacerlo los tres bellos y sabios muchachos (que ya me tienen hasta acá) le dicen que no sea tonto y que toque sus campanillas de plata. Él lo hace, encuentra a Papagena y deciden tener muchos Papagenitos por venir comenzando ya.
Finalmente LRDLN y Monostatos, a quien también ha prometido la mano de su hija si la ayuda a ingresar al templo, tratan de usurpar el poder de los sacerdotes; sin embargo estos, con rayos y truenos y algún que otro efecto dramático, como cantar por ejemplo, los derrotan y así vemos que LRDLN y el moro son expulsados y se los traga la tierra. Sarastro ha vencido y el reino de la luz y la verdad, la belleza y la sabiduría se entronizan para siempre…

Como ven hay que estar listo para esta ópera porque el argumento no es de los más fáciles, sin embargo las arias, dúos y piezas grupales son de lo mejor. Aquí algunos ejemplos:

Aquí hace su entrada Papageno, cuando Tamino despierta luego de que mataran a la serpiente.

 ———

En esta pieza Tamino se enamora del retrato de Pamina que le entregaron las tres damas.

 ———

Diana Damrau como LRDLN cuando aparece para persuadir a Tamino de rescatar a su hija.

 ———

El quinteto “Hm, hm, hm” en el que Papageno está con el candado de oro que le pusieron las tres damas.

———

Aquí cuando Monostatos trata de seducir a Pamina y aparece Papageno.

 ———

Tamino toca la flauta buscando a Pamina

 ———

Sarastro toma la decisión de someter a Tamino a las pruebas iniciáticas.

 ———

La pieza más famosa de la ópera. LRDLN increpa a su hija Pamina y la obliga a matar a Sarastro. Aquí, claro, con Diana Damrau.

 ———

Cuando Tamina piensa que Pamino ya no la ama pues no le contesta.

 ———

Aquí Tamino y Pamina superan las pruebas del fuego y el agua.

 ———

Cuando Papageno finalmente se encuentra con Papagena.

 ———

Final de la obra, cuando Monostatos y LRDLN tratan de derrotar a los sacerdotes.

———

Un bonus track: Diana Damrau grabando en estudio la famosa aria. ELLA ES la reina de la noche.

———

Como siempre les digo al terminar recuerden que si quieren leer todas las entradas de este blog deberían comenzar por acá y que para dejar comentarios, sugerencias o contribuciones que son siempre bienvenidas pueden hacerlo aquí mismo o buscarme en el templo de Sarastro bajo del nombre de @Malfitan0.

Yo no creo que LRDLN, Monostatos o los tres bellos y sabios muchachos (que ya me tienen hasta acá) se me aparezcan, pero por las dudas mejor me quedo quietecito parado en la esquina escuchando ópera.

Anuncios