Casta y pura sacerdotisa: soy virgen pero me acosté con el padre de tus hijos… (Norma)

Hola. Otra entrada después de tiempo. Tampoco es que haya una manifestación frente a mi puerta de gente desesperada por más, ni mi casilla está llena de correos suplicándome óperas, así que vamos despacito para sentir placer. Escribiendo. El blog.

Hoy te presento a Norma, de Bellini, una ópera en dos actos de las más conocidas del autor y de las más nombradas cuando le preguntas a la gente que sabe sobre las óperas importantes. Además Norma, el personaje interpretado por una soprano, es uno de los más difíciles del repertorio para esa voz, ya lo verás cuando llegues a los enlaces.

El argumento gira en torno al -obvio- amor, pero ahora con una dosis de retorcimiento bastante importante. Aquí el resumen:

La acción transcurre en las Galias, durante la ocupación romana del siglo primero antes de Cristo. Oroveso, el jefe de los druídas, conduce una procesión del pueblo galo al roble sagrado, donde piden a los dioses obtener la victoria frente a los romanos. Luego aparece Pollione, un oficial romano, quien le cuenta a su colega Flavio que ya no ama a la gran sacerdotisa druída llamada Norma, hija de Oroveso y con quien ha tenido dos hijos, y que ahora se siente atraído por una virgen del templo, Adalgisa, pero que teme la venganza de Norma.
Luego Norma anuncia a modo de profecía la caída de Roma y le dedica una plegaria a la luna (“Casta diva”, el aria más conocida). Mientras Norma declara que sigue enamorada de Pollione por otro lado Adalgisa confirma que ella también está enamorada del oficial.

En casa de Norma esta le cuenta a su confidente Clotilda lo que siente, y le pide que se lleve a sus hijos antes que llegue Adalgisa (recordemos que Norma es la gran sacerdotisa y que no debería tener hijos). Cuando Adalgisa llega y le cuenta que está enamorada, Norma la comprende porque a ella le sucedió lo mismo (dúo “Io fui così”) pero todo se echa a perder cuando ambas advierten que el hombre del que están enamoradas es Pollione.

Norma, puñal en mano, contempla la posibilidad de matar a sus hijos, sin embargo le pide a Clotilda que busque a Adalgisa. Cuando la joven virgen llega la sacerdotisa le pide que se lleve a los niños cuando se vaya a Roma con Pollione porque ella va a morir. Adalgisa la convence de seguir viviendo por sus hijos y le promete que le devolverá el amor del oficial.

En el bosque los druídas esperan el consejo de Norma mientras esta en el templo se entera que Adalgisa quiere renovar sus votos sacerdotales pero que Pollione no piensa permitirlo. Manda entonces a llamar a los druídas quienes llegan cuando Clotilda anuncia que un romano que quería ingrerar al templo fue hecho prisionero. El romano no es otro que Pollione y Norma, con una daga, trata de matarlo pero no tiene el coraje. La sacerdotisa entonces le suplica al oficial que abandone a Adalgisa; como este se niega Norma ordena que quemen viva a la virgen por haber quebrantado sus votos. El pueblo prepara la pira y cuando pregunta quién será la víctima Norma dice que ella misma. Luego le pide a Pollione que se haga cargo de los niños, pero él no se da por aludido. El pueblo, atónito, prepara el sacrificio de Norma y entonces Pollione, arrepentido de su actitud y admirado del amor de Norma, decide morir con ella en la hoguera.

Como habrás visto es un argumento bastante tortuoso. Espero que Adalgisa, Clotilda o alguien más se haya hecho cargo de los niños que de pronto quedaron huérfanos… (acá vendría un meme que me niego a poner). Sin embargo, de las óperas que conozco -que tampoco son tantas- este es el argumento que más me impresiona y según qué puesta en escena vea me emociona en serio. Claro que esa es una opinión personal y completamente irrelevante para este blog. Prefiero que la veas tú mismo y entonces opines. Para eso acá te dejo algunos enlaces:

Aquí Angela Gheorghiu canta “Casta Diva” el aria más conocida de la ópera:

———

Norma y Adalgisa cantan el dúo “Mira, o Norma”:

———

Maria Callas, interpretando a Norma, canta “Oh, rimembranza (Io fui così)” a dúo con Ebe Stignani:

———

Hacia el final de la ópera, cuando Pollione entra al templo y Norma lo interroga:

———

De la misma puesta en escena, el cuadro final, cuando Norma y Pollione se dirigen a la hoguera:

———

Para leer las anteriores entradas de este blog puedes comenzar por acá.  Si quieres opinar, comentar o pedir algo, puedes hacerlo aquí mismo, buscarme en Twitter como @Malfitan0 o, si estás muy ansioso, conversar con el tipo que está ahí parado en la esquina escuchando ópera.

Anuncios

Publicado el 31 de enero de 2012 en Ópera. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Me ha agradado este artículo, mil gracias por compartirlo y prosigue así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: