El primero

Sí, otro blog de ópera. Cuando se me ocurrió pensé escribir algo ligero, lleno de humor y referencias inteligentes y que fuera interesante leer. No lo conseguí y salió esto. En todo caso, ya que estamos, déjame que te explique qué es “Parado en la esquina”. No quiero escribir artículos eruditos explicando la ópera; de esos ya hay y seguro no me saldría bien.  Tampoco me interesa exponer por qué a mí me gusta la ópera; eso a nadie le importa.  Lo que quiero es explicar por qué a ti podría gustarte la ópera si la escuchas sin prejuicios y si sacas de tu mente los típicos argumentos en contra que siempre se esgrimen.

En este primer post quiero, al mismo tiempo, explicar los porqués a favor de la ópera y te sugiero una primera obra para escuchar. Los siguientes posts, si regresas, –si los publico– ya serán solo una sugerencia de qué escuchar con algunos datos sueltos. Ojo con eso: algunos datos sueltos, porque para biografías, bibliografías y catálogos están Google, Wikipedia y Youtube, y si estás leyendo esto seguro sabrás buscar en Internet. Seguro.

Comencemos entonces.  Lo primero que se dice en contra de la ópera es que sus argumentos son muy complicados y que son difíciles de seguir. Veamos: ¿te gustan las series? ¿Viste la primera temporada de “Game of Thrones”? A lo mejor leíste la novela. Bueno, más difícil es seguir el hilo narrativo de GoT que el de cualquier ópera. Ah, no ves esa serie.  Ok, ¿viste alguna vez “Al fondo hay sitio”? Hay más personajes y más enredos y equívocos en una hora de AFHS que en una ópera. Pongamos como ejemplo la ópera que quiero presentar hoy, “Las bodas de Fígaro” de Mozart. Ya sabes: para datos exactos de la ópera o el autor usa Google. En resumen el argumento de LBDF es este:

Fígaro se quiere casar con Susana. El jefe de ambos, el Conde Almaviva, reclama el derecho de pernada. Algunos están del lado del Conde y en contra de Fígaro y traman venganzas. Por otro lado la Condesa está a favor de Fígaro y Susana porque quiere recuperar a su esposo. Luego los hechos dan un giro sorprendente y disfraces, broches y cartas de por medio todo finalmente se resuelve.

(Al final publico un enlace del argumento completo muy bien resumido y que me demoré treinta segundos en encontrar en Internet).

Como ves el argumento no es ni más complicado ni muy diferente al de cualquier cosa que hayas leído o visto en los últimos tiempos, así que punto para la ópera.

Otro argumento que escuché varias veces es el que dice “la ópera está en idiomas que no entiendo”. Bien, yo no hablo ruso y escuché a Tatú. No me gustó pero las escuché. No hablo alemán y escucho Faun. No hablo islandés y escucho Sigur Ros. ¿Sigo? No hablo ese idioma inventado del Adiemus de Karl Jenkins y también lo escucho. Con esto quiero decir que no hace falta entender cada palabra que dicen para disfrutar de la música. Y tenemos una ventaja. Es muy fácil conseguir traducciones o resúmenes de cada pieza importante de una ópera; incluso hay en Youtube muchos videos que ya vienen subtitulados, y luego de haber entendido una vez de qué trata cada pieza no hace falta volver a pensar en ello. Solo disfruta. Por ejemplo acá tienes a Fígaro cantando con ironía “Se vuol ballare”.

También escuché alguna vez “no me gusta la ópera porque es toda sobre épocas antiguas con vestuarios antiguos”. Primero diré que puedes disfrutar de la ópera sin pensar en los vestuarios ni las épocas porque no hace falta que veas la ópera, basta que la escuches. Pero por otro lado podría decirte que así como vas al cine a ver películas de época y eso no te molesta tanto, igual que en el cine, donde hay adaptaciones modernas de obras clásicas (se me ocurre Romeo + Juliet con L. Dicaprio), también hay montajes de ópera localizados en tiempos modernos. Fíjate en este video de “Cinque, dieci, venti, trenta…” donde incluso podríamos hablar de un montaje minimalista, si también te molesta la escenografía y la utilería.

Algunos dicen esto: “no escucho ópera porque no conozco a los cantantes” ¿Sabes qué? Yo tampoco. Por lo menos no a la gran mayoría. Salvo algunos que conozco porque todos los conocen y otros porque algún amigo que sabe más me los recomendó, la mayoría son cantantes desconocidos para mí. Que eso no te asuste. Esa pose de “Ah… tal cantante en tal rol es magnífico…” o “La única versión que me gusta es la de…” déjasela a los que dicen que saben mucho de ópera. La verdad es que se puede disfrutar de la música sin conocer a ningún cantante. En este video te aseguro que no vas a conocer a las cantantes pero la música sigue siendo buena (y si conoces a alguna de ellas coméntalo).

Esos son los principales argumentos que escuché contra la ópera. Hay otros, pero menos importantes.  Lo que quería era demostrar –ojalá– que la mayoría de los argumentos son preconceptos que, si los dejas de lado, vas a poder disfrutar de la ópera tanto como de cualquier otro tipo de música. Después decide, podrá gustarte o no, o gustarte más o menos, pero date la oportunidad de ser tú el que decida. A lo mejor terminas parado en la esquina escuchando ópera.

Links adicionales:

Argumento dividido en actos de “Las bodas de Fígaro

Otro cantante en “Se vuol ballare” (para comparar)

Anuncios

Publicado el 14 de noviembre de 2011 en Ópera y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 41 comentarios.

  1. Bravo por el esfuerzo, el cual espero se vea recompensado con el interes de lectores curiosos. Explicas de manera simple y amena lo bello que es la Opera, sus arias y sus coros… Sugiero algunas de mis favoritas: Fausto, El barbero de Sevilla, Los pescadores de perlas, Il trovatore, Cavalleria Rusticana, I Pagliacci, Gianni schicchi,

    • Gracias Carlos. Todavía no lo lee tanta gente como yo quisiera, pero seguimos en el esfuerzo. Si puedes ayudar dándole difusión, enlazándolo en Facebook o cosas así te lo agradecería.
      Precisamente la próxima entrada será “Pagliacci”.

      Un abrazo y gracias otra vez.

      • El enlace facebook obra en mi muro desde antes del post de mas arriba. Si llegas a postear Dianni Schicchi, siendo opera tan corta seria conveniente postear el triptico completo, o sea junto a Il tobarro y Suor Angelica…

        Saludos

      • Sí, gracias por el enlace, lo vi luego de contestarte el mensaje anterior. Tomaré en cuenta tu sugerencia. Creo que lo próximo que publicaré será Katerina Ismailova.
        Un abrazo.

  1. Pingback: Vete pensamiento, con alas doradas… (Nabucco) « Parado en la esquina escuchando ópera

  2. Pingback: El amor es un pájaro rebelde (Carmen) « Parado en la esquina escuchando ópera

  3. Pingback: La mujer es voluble (Rigoletto) « Parado en la esquina escuchando ópera

  4. Pingback: Papá: ¿por qué apuñalaste a mi novio? (Lakmé) « Parado en la esquina escuchando ópera

  5. Pingback: Casta y pura sacerdotiza: soy virgen pero me acosté con el padre de tus hijos… (Norma) « Parado en la esquina escuchando ópera

  6. Pingback: Tu amor no me deja dormir o ¿Cómo te llamas, muchacho? (Turandot) « Parado en la esquina escuchando ópera

  7. Pingback: Claro que tengo las manitas frías, si en tres actos más me muero… (La Bohème) « Parado en la esquina escuchando ópera

  8. Pingback: Esta noche la cena me quedó mortal… (Don Giovanni) « Parado en la esquina escuchando ópera

  9. Pingback: Celeste, aunque a Alagna le cueste o “¿Quiénes se creen? ¿Los hijos del faraón?” (Aída) « Parado en la esquina escuchando ópera

  10. Pingback: Escamillo será torero, pero el de los cuernos es Canio. (Pagliacci) « Parado en la esquina escuchando ópera

  11. Pingback: Mi prima es una santa. Lescaut: preséntame a la tuya (Manon) « Parado en la esquina escuchando ópera

  12. Pingback: Violeta vive la vida loca (La Traviata) « Parado en la esquina escuchando ópera

  13. Pingback: Cuando escuches ¡pum! te dejas caer (Tosca) « Parado en la esquina escuchando ópera

  14. Pingback: Cuando un oficial aletea en América una mariposa se suicida en Japón (M. Butterfly) « Parado en la esquina escuchando ópera

  15. Pingback: Los jardineros musculosos no son un invento del cine XXX (Katerina Izmailova) « Parado en la esquina escuchando ópera

  16. Pingback: Bajo un sol forastero. (La fanciulla del West) « Parado en la esquina escuchando ópera

  17. Pingback: Algunas son más iguales que otras. (Così fan tutte) « Parado en la esquina escuchando ópera

  18. Pingback: ¡Hagan fila que para todos tengo! (L’elisir d’amore) « Parado en la esquina escuchando ópera

  19. Pingback: Si te entra me caso contigo (La Cenerentola) « Parado en la esquina escuchando ópera

  20. Pingback: ¿Te muerdo la oreja? (Cavalleria Rusticana) « Parado en la esquina escuchando ópera

  21. Pingback: Cuando es de oro todo es más fácil (La flauta mágica) « Parado en la esquina escuchando ópera

  22. Pingback: Muertos de amor (Tristán e Isolda) « Parado en la esquina escuchando ópera

  23. Pingback: Otra vez… « Parado en la esquina escuchando ópera

  24. Pingback: Ya te gozo, ya te estrecho, ya te abrazo. (La Coronación de Popea) « Parado en la esquina escuchando ópera

  25. Pingback: Ahí no, lascivo moro… (Otelo) « Parado en la esquina escuchando ópera

  26. Pingback: Tú eres mi estrella (Julio César en Egipto) | Parado en la esquina escuchando ópera

  27. Pingback: Mad about you (I Puritani) | Parado en la esquina escuchando ópera

  28. Pingback: #SufroComoAmfortas (Parsifal) | Parado en la esquina escuchando ópera

  29. Pingback: Largo y al viento (Il barbiere di Siviglia) | Parado en la esquina escuchando ópera

  30. Pingback: Por ti hasta el infierno (La fábula de Orfeo) | Parado en la esquina escuchando ópera

  31. Pingback: En la guerra y en el amor… (La hija del regimiento) | Parado en la esquina escuchando ópera

  32. Pingback: Una rosa es un jabalí es un planeta (La púrpura de la rosa). | Parado en la esquina escuchando ópera

  33. Pingback: Pavo a la canasta (Falstaff) | Parado en la esquina escuchando ópera

  34. Pingback: Violencia, drogas y sexo (Porgy & Bess) | Parado en la esquina escuchando ópera

  35. Pingback: Por vos muero (Werther) | Parado en la esquina escuchando ópera

  36. Pingback: Tonight is so right for love (Los cuentos de Hoffmann) | Parado en la esquina escuchando ópera

  37. Pingback: Cómo quitar manchas difíciles (Macbeth) | Parado en la esquina escuchando ópera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: